logo
Ancha es Castilla y León
                             Viejos oficios olvidados
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces
 

Una posadera
de Villanueva de las Carretas

 

posada
A una jornada de Burgos, Villanueva de las Carretas
era el lugar elegido por muchos carreteros y
arrieros para hacer noche, en posadas como
ésta de la que ya apenas quedan unas
piedras de cantería de la fachada

Decía Enrique Cock, un extranjero metido a arquero de Felipe II, que Villanueva de las Carretas era un lugar "todo de mesones". Y efectivamente, el pueblo se encontraba en una de las rutas más transitadas de la época, entre Valladolid y Burgos, a una jornada de ésta última, lo que le convertía en lugar idóneo para hacer noche antes de llegar a la capital burgalesa. Situación parecida era la de Puenteduero, entre Valladolid y Medina del Campo. Hubo muchos lugares propicios que cumplieron esa función de acoger a arrieros y carreteros que iban de paso por rutas muy transitadas. Algunos parecen haber surgido con esa exclusiva función, que ha quedado recogida en su propia denominación: Santo domingo de las Posadas, Martín Muñoz de las Posadas...  Las posadas rurales de otros tiempos fueron alojamientos austeros pensados para gente pobre, que se alojaba  tendida en una saca que se rellenaba de paja al llegar a la posada, en una sala común.

 

posadera

Ángeles Angulo, hija de los últimos posaderos
de Villanueva, nos muestra una de las
dependencias de la antigua posada

Villanueva de la Carretas aún varias posadas en el siglo XX, mientras se mantuvo el tráfico de carros y caballerías. Todavía en los años cincuenta, el tránsito de arrieros y carreteros por las posadas de Villanueva era continuo.  Ángeles Angulo conoció y vivió en una de estas posadas, que era regentada por sus padres. Ella vio pasar por su posada  a los arrieros de Serranillos que traían aceitunas y pimentón, a los triperos de Villalonso, los pañeros de Santa María del Berrocal, los carreteros de Quintanar y otros pueblos de la tierra de Pinares de Burgos y Soria y tantos otros arrieros. La posada, con sus cocinas y sus pesebreras para las caballerías está ya en estado ruinoso, después de tantos años de olvido, pero aún se pueden reconocer esas dependencias que dieron cabida a mulas, bueyes y pollinos, y gentes humildes que se ganaban la vida  con su modesta actividad comercial. 



 
pesebres
No faltaba nunca en las posadas la cuadra con los pesebres para
alimentar a las caballerías de los arrieros. Aquí, los pesebres de la
posada de Angulo
 
Más oficios...
 
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto