logo
Ancha es Castilla y León
                             Viejos oficios olvidados
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces

 


 

Un piñonero
de Pedrajas de San Esteban

 

 

 

 


escalera

Los piñeros se encaraman a altos pinos,
alcanzando las piñas con largos
varales, cortándolas con el gorguz

En tierras de pino piñonero, las gentes de Pedrajas de San Esteban han conseguido convertir en un próspero negocio una actividad propia de las gentes más humildes. La recogida del piñón proporcionaba a los jornaleros de tiempos pasados un complemento exiguo, pero imprescindible, a sus precarias economías. La comarca piñonera vallisoletana estaba delimitada por un contorno formado por Pedrajas, Iscar, Mojados y Portillo, principalmente. Éste último fue el centro piñonero en tiempos pasados. A finales del XIX, varios industriales portillanos instalaron modernas máquinas de casca de piñón, con sistemas de rodillos, inventadas por ellos mismos. La recogida del piñón se iniciaba por San Andrés, a finales del otoño. En la época invernal, al toque de caracola, los piñoneros acudían en grupo al pinar a recoger las piñas que luego, con el buen tiempo, tenderían en las eras en grandes parvas, dejando que el calor hiciera su labor, abriendo las escamas de la piñas, para recoger sus frutos. El cascado del piñón, a la manera tradicional, fue una labor que realizaban las mujeres con mazos de madera. El mondado y descamisado del fruto era igualmente, paciente tarea de mujeres.

piñas

Tendido de la piñas en las eras de Pedrajas.
El sol y el aire van abriendo poco a poco
las escamas de las piñas, hasta soltar
los piñones




luis

Luis Muñoz, uno de los numerosos piñoneros de
Pedrajas propietario de una pequeña empresa de
explotación del piñón



pino

Haciendo difíciles equilibrios, los piñeros van
tirando una a una las piñas con el gorguz

Los hombres se reservaban el alcance de las piñas en el pinar, tarea que realizaban con gorguz, largo varal con un gancho en su extremo con el que cortaban el rabo de las piñas para que cayeran. Pero para recoger las que se resistían al gorguz, había que subir a la copa, y aquí se mostraba la pericia de los piñeros, trepando apoyados en el gorguz, que clavaban en el tronco. Finalmente, las máquinas terminaron por convertir el aprovechamiento del piñón en una industria moderna, que tiene en Pedrajas el centro nacional de la producción de piñón, actividad de la que vive buena parte de la localidad. Parte de ellos se han convertido en empresarios que producen y comercializan su piñón, como Luis Muñoz, de familia piñonera, para el que trabajan un pequeño grupo de piñeros durante la temporada de las piñas.

 
Más oficios...
 
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto