logo
Ancha es Castilla y León
            Un paseo por nuestra vieja economía rural
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces


 

Un aceitunero de Serranillos

 

 

 

 


serranillos

Serranillos, pueblo de aceituneros y pimentoneros, conocidos en todas las tierras castellano
y leonesas

Un pueblo pobre, como Serranillos, sólo podía prosperar saliendo fuera a buscarse sus medios de vida. En una zona incomunicada, en Gredos, al pie del Cerro del Cabezo, y sin apenas término municipal para poder vivir de la tierra, las gentes de Serranillos son vivo ejemplo de lucha tenaz y éxito frente a la adversidad. Si en el siglo XVIII encontraron en el carboneo su medio de superviviencia; a partir del XIX, la arriería será el recurso de la mayoría de los vecinos del pueblo. El comercio de lo que otros producían comenzó a ser rentable para estos arrieros, que se especializaron en el comercio de higos y otros frutos de la comarca y, sobre todo, en aceitunas y pimentón, productos cosechados en abundancia en la cara sur de Gredos.


almacenes1

Sin apenas tierras que cultivar, los de Serranillos,
con pollinos y burros, se dedicaron al
comercio de aceitunas , pimentón,
aceite y frutas, que guardaban
en pequeños almacenes
como éstos
Serranillos


Pequeños almacenes en Serranillos, donde
los arrieros guardaban las aceitunas, el
pimentón y demás productos que
acopiaban al sur de Gredos

aceitunero

Faustino Hernández recorrió especialmente las tierras vallisoletanas, primero con mulos, luego con vehículo motorizado, para terminar estableciendo el negocio aceitunero en la capital

El barranco de las Cinco Villas, Poyales del Hoyo, Arenas de San Pedro o Candeleda eran pueblos de aprovisionamiento de los arrieros de Serranillos. Castilla la Vieja se surtió de aceitunas y pimentón gracias a la distribución de estos arrieros, que llegaban a cada pueblo con sus mulas y pollinos.
En Candeleda, centro pimentonero, se daba el nombre de serranillos a todos los arrieros que llegaban a cargar pimentón, lo que da idea del predominio de los arrieros de este pueblo. En la localdidad, los arrieros establecieron sus almacenes, donde preparaban y aderezaban las aceitunas que luego vendían. En los últimos tiempos, empezaron a establecer su negocio en las ciudades. Hoy, muchos arrieros de Serranillos son comerciantes distribuidores establecidos no sólo en ciudades castellanas sino también en localidades costeras del norte, lugares donde antes llegaban con sus mulas. Uno de estos arrieros reconvertido a comerciante mayorista de aceitunas es Faustino Hernández, muy conocido en los mercados vallisoletanos por sus productos.

 
Más oficios...
 
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto