logo
Ancha es Castilla y León
                             Viejos oficios olvidados
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces
 

Pimentoneros de Candeleda, el Raso y Madrigal

 

 

 

 

sequeros1

Viejos sequeros de pimientos aparecen dispersos
por doquier en todo el término de Candeleda

Los pimentoneros de Candeleda y su comarca surtieron de pimentón para la imprescindible matanza a toda Castilla. Los arrieros de Serranillos y otros pueblos del sur de Gredos se encargaron  de llevar a lomos de sus mulos y pollinos el preciado condimento pueblo por pueblo por toda la meseta. Los peculiares sequeros repartidos por todo su término, entre huertas, dan fe de la hegemonía de este cultivo en otro tiempo. Pimiento largo y estrecho, cornicabreño, de intenso rojo, convertido en polvo en un paciente proceso iniciado en el sequero, sobre un suelo tejido de palos en piso alto, por donde se filtran pacientes vaharadas de humo de la lumbre prendida en el piso bajo. Los pimientos, bien secados, a base de pacientes oleadas de humo, son después desempezonados y llevados al molino.

pimientos

Los pimientos de Julián Chinarro dispuestos
en el sequero antes de encender el fuego
en la planta inferior


pimentonero

Julián Chinarro sigue secando los pimientos
cornicabreños en su sequero de El Raso
como se hizo toda la vida en la comarca

molino
El último molino de Candeleda fue vendido a un industrial pimentonero de Madrigal, Emiliano Vaquero,. Hoy es el último molino tradicional, movido por agua, que queda en la zona y que siguen utilizando los últimos artesanos pimentoneros

Candeleda, centro del pimentón, contaba con unos cuantos molinos para tal menester. Los modernos procesos acabaron con ellos; aún quedan las ruinas de algunos, y la enhiesta figura del más grande de todos, que aún queda en pie, al borde de la garganta de donde tomaba las aguas.
Hoy, los últimos pimentoneros van al molino de Emiliano Vaquero, en Madrigal de la Vera, vecina de Candeleda, pero ya en tierra extremeña. Allí se llevaron las últimas ruedas molineras de Candeleda, que hoy, todavía, muelen a la vieja usanza, piedra sobre piedra. Allí lo llevan pimentoneros que han guardado la tradición del pimentón artesano. Ufe Tiemblo Gómez es una de las últimas.
Y en El Raso, municipio vecino de Candeleda, al pie de un imponente castro prerromano, Julián Chinarro es otro de los últimos que mantiene activo su secadero, donde extiende los pimientos y los expone al humo como lo hicieron muchas generaciones de antepasados.
En Candeleda, sin embargo, han desaparecido prácticamente todos los pimentoneros tradicionales; cientos de sequeros disperos por el término, sufren un lento deterioro tras ser abandonados hace ya unos años.
Antonio Peñalver, uno de aquellos productores, recuerda el trasiego de "serranillos" llegando a Candeleda todos los años a por el pimentón para venderlo por toda España.

molino
Candeleda tuvo unos cuantos molinos para el pimentón. Éste, ya abandonado,fue uno de ellos
pimientos2
Con el fuego encendido en la planta baja del sequero, el humo inunda la planta superior, secando poco a poco los pimientos en el sequero de Ufe, en Madrigal.

  pimientos2
Los pimientos ya secos están listos para llevar al molino

pimentonero

Gran número de vecinos de Candeleda se dedicaron a la producción de pimentón. Antonio Peñalver,
fue uno de ellos

molino

El molino pimentonero de Madrigal, antes en Candeleda,
sigue moviendo sus muelas con el impulso de una
corriente de agua; es el último que queda

molino

Cayendo a las muelas, desde la tolva, el pimentón entra en su proceso final de elaboración
sacos

Finalmente, el pimentón es ensacado
 
Más oficios...
 
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto