logo
Ancha es Castilla y León
                             Viejos oficios olvidados
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces

 

 





cigüeñal

José Santos regando la huerta con el cigüeñal

Hortelanos
de noria y cigüeñal en Muñana y Nava de Francia

 

Junto al ancestral cigüeñal, que todavía permanece anclado en algunas huertas de la Nava de Francia, surgió en muchas de las huertas de nuestros pueblos un artefacto más sofisticado, las norias, para la irrigación de los cultivos. Un burro, o una vaca domada, habitualmente con los ojos vendados, daban vueltas durante horas, unidos a una vara, la palanca de tiro, que movía el volante, engranaje por el cual subían los cangilones con el agua del pozo, que depositaban en una pila. Muchos labradores instalaron norias en sus huertas ya desde principios del siglo XX. Pero el viejo sistema sustentado sobre  el contumaz recorrido en interminables círculos, fue suplantado por el motor de gasoil a finales de los años sesenta del pasado siglo,  que acabó hace ya muchos años con las norias. Los cangilones fueron vendidos a los chatarreros. Los burros y vacas domadas dejaron paso a los tractores, los aspersores y los tubos de riego. Algunas norias permanecen sobre los pozos cegados por el abandono; la maleza se apoderó de las huertas.

 

 

 

 

cigüeñal2
José, como casi todos los vecinos de la Nava de Francia, emigró hacia el Norte; pero vuelve los veranos, poniendo de nuevo en funcionamiento su antiguo cigüeñal


cigüeñal3

El gran apego de José Santos a su tierra, le ha llevado
a recuperar su viejo cigüeñal y construir otro más
en otra huerta de su propiedad
 

cigüeñal4
Muchas huertas de la Nava de Francia han ido
quedando abandonadas, pero aún permanecen
enhiestos los palones de sus cigüeñales.

En el valle abulense de Amblés, en algún pueblo como Muñana, algunas huertas todavía conservan la noria, retirada, junto al potente motor de explosión. Muchos huertos vegetan sepultados entre el olvido y la maleza.

El último hortelano acaba de pasarse al gasoil. Es Eusebio Hernández; acaba de vender el burro, fiel servidor que tantos cangilones vertió sobre los surcos. A Eusebio sólo le queda una burra, pero ya  no la pondrá a la noria. Y mientras, en La Nava de Francia,  bajo la Peña que da nombre a la sierra, cada verano, vuelve José Santos a su casa; el viejo cigüeñal de la huerta revive, fertilizando los surcos con  el agua  que el pozo le entrega.

hortelano
Eusebio Hernández ya abandonó la noria; ahora riega con un flamante motor de gasoil. Fue el último que regó con noria en Muñana. Vendió una de sus burras; y la segunda ha quedado libre
también de tan penosas obligaciones, viviendo una vida
plácida que le ha permitido parir un hermoso buche.
Seguramente, ya no veremos girar una sola noria
más en todas nuestras tierras.

 
 
Más oficios...
 
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto