logo
Ancha es Castilla y León
            Un paseo por nuestra vieja economía rural
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces







fundicion

Fundiciones Quintana, una tradición de casi 400 años preparando coladas de bronce para la fabricación de campanas

Fundiciones Quintana:
los últimos campaneros


La fundición de campanas, como tantos oficios de la tradición, lleva a sus espaldas muchos siglos de historia. La modernización de los procesos de fabricación ha permitido a la familia Quintana mantener una empresa competitiva, donde el elemento artesanal va quedando reducido cada vez más a elementos testimoniales. La saga de los Quintana ya hacía campanas en el siglo XVII. De orígenes montañeses, de la Trasmiera, como casi todos los campaneros de tiempos pasados, se movían de manera ambulante por los pueblos de Castilla, haciendo las campanas al pie de la torre. Los hornos antiguos se excavaban en tierra, al lado de donde se iba a instalar la campana. El horno de reverbero, alimentado con leña de encina, fundía el bronce, que fluía sobre el molde de la campana, enterrado y cubierto de tierra bien compactada, ocupando el espacio de la camisa.

 

 

 

 

fundicion2

Cubriendo los moldes con anillos metálicos antes
de verter el bronce


Quintana

Manuel Quintana, penúltimo representante de una larga
saga de campaneros. Su hijo ya está tomando el relevo
.

campana3

Cubriendo el molde con una pasta tradicional,
que permitirá la correcta solidificación del
bronce fundido

Los hornos hoy son industriales, y sólo el empleo de la terraja, perfilando la forma de la campana, o la construcción del macho, con barro y ladrillo, nos evocan el antiguo proceso artesano, que antes se hacía en medio de un corral, o en la misma calle, junto a la iglesia.
El molde, construido con barro y estopa, y otros ingredientes como la ceniza, el sebo o la cera, servían para construir la falsa campana, en cuyo intersticio fluía el bronce fundido. Los campaneros ya no son ambulantes. Su preparación técnica es superior a la de los viejos campaneros; pero en los Quintana queda el poso de la tradición, legada de padre a hijo durante tantas generaciones; aunque el signo de los tiempos haya impuesto cambios para subsistir; y quedan tantas iglesias castellanas y leonesas que suenan con el bronce fundido por los Quintana y por tantos y tantos campaneros cántabros que su impronta permanecerá aún durante algunos siglos más.. Hoy, Manuel Quintana está en Saldaña, donde se instaló su padre en los años cincuenta del pasado siglo, constituyendo una referencia única en el arte de las campanas en el territorio nacional. De su presencia en Castilla y León, nos da testimonio su colección de campanas en el museo de Joaquín Díaz.




campana2  campanas

Perfilado del molde de arcilla de la campana con la terraja.
Y el producto final de la fundición: l
a sonora campana de bronce.

Más oficios...
 
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto