logo
Ancha es Castilla y León
            Un paseo por nuestra vieja economía rural
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces

 

 

El último tejedor
de Lumbrales
y una tejedora en El Bodón


Próximo a la frontera portuguesa, en el oeste salmantino, Lumbrales fue un pueblo volcado enteramente en la artesanía textil. Las casas andaban llenas de tornos, devanaderas, telares, argadillos y otros aperos textiles. Hilanderas, cardadores, bataneros, tejedores... todas las fases de la manufactura textil contaban en el pueblo con numerosos operarios, mujeres y hombres, que convirtieron a Lumbrales en el centro textil de ámbito rural más importante de Salamanca, sin considerar, lógicamente el caso de Béjar, con entidad de centro fabril e industrial. El pueblo contaba con gran número de telares, donde se tejían mantas y estameñas bastas en notables cantidades para surtir a la demanda de la sociedad más humilde de las provincias de Salamanca, Cáceres y los pueblos portugueses al otro lado de la frontera delimitada por el Duero. Los años cincuenta del pasado siglo marcaron el declive definitivo de la artesanía textil de la localidad. Juan Cambón se fue quedando solo. La herencia recibida de su abuelo y luego de su padre tocaba a su fin. Los telares se fueron arrinconando en los desvanes; no pocos terminaron convertidos en leña. Juan aún tejía cuando llegó el día de su jubilación. El ayuntamiento, sensible al valor de los últimos restos de lo que fue un patriminio social común a todo el pueblo, le compró los útiles y el último telar que quedaba, montando un pequeño museo que ha rescatado esa memoria que un día fue cultura y medio de vida de la localidad.

 

 

 

 


telar

El último telar de Juan Cambón fue también el último testimonio de una actividad que dio de comer
a todo un pueblo. El ayuntamiento tuvo la feliz
idea de comprárselo a su propietario para
recupar esa última seña de identidad
que forma parte de la historia de
Lumbrales.
Lumbrales

Lumbrales, un pueblo cuyo vecindario se dedicó a la artesanía textil casi en pleno en siglos pasados
tejedor3

Juan, con más de noventa años, aún mantiene la lucidez
para describir la desaparecida actividad textil de
Lumbrales, que aún mantenía cierta vitalidad
en los pasados años cuarenta y cincuenta

tejedor

Juan Cambón, el último tejedor de Lumbrales

El Bodón, otro pueblo salmantino, en las inmediaciones de la Sierra de Gata, supo resistir y encontrar su hueco cuando Lumbrales se extinguía. Los artesanos textiles de El Bodón, aprovechando maquinarias obsoletas que ya desechaban otros centros de mayor relevancia industrial, como Béjar y Val de San Lorenzo, o restos de la producción textil de fábricas modernas han conseguido mantener sus telares en activo fabricando mantas con tiras de tela, alfombras y alforjas, hoy ya meramente decorativas. Entre los varios tejedores que se han mantenido en el pueblo, figura Rosa María Cepa, una joven artesana que tomó el relevo de su padre; y no sólo el relevo, también sus telares, que ha sabido conservar como un patrimonio de tradición familiar.

tejedora

Rosa María Cepa, una joven artesana que
mantiene viva la actividad textil en el Bodón


telar

Rosa María ha conservado los viejos telares de su padre,
en los que aún sigue tejiendo
 
Más oficios...
 
 
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto