logo
Ancha es Castilla y León
            Un paseo por nuestra vieja economía rural
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces

 

 

El herrero de Coca


En el corazón de la tierra de Pinares segoviana, Teófilo Catalina ha sido el herrero de los resineros, como lo fue su padre y también su abuelo; éste fue un herrero innovador en la tierras de pinares. Los nuevos métodos franceses de resinación de los pinos trajeron nuevas herramientas resineras a principios del siglo XX. El abuelo de Teófilo fue un introductor de estas herramientas adaptadas a los nuevos tiempos : escodas, berrrascos, medias lunas, raederas, hachas de dos bocas... La actividad resinera creció como la espuma en las últimas décadas del siglo XIX, con la Unión Resinera como fábrica pionera en Coca. En el siglo XX, siguió prosperando esta industria, con numerosas fábricas nuevas. Pueblos como Navas de Oro, Zarzuela del Pinar, Lastras de Cuellar, Pinarejos y otros, en Segovia, o Viana y Olmedo, en Valladolid conocieron la instalación de nuevas fábricas de resina. Antiguos pegueros se reconvertían en resineros animados por la demanda de esas nuevas fábricas. Los herreros empezaban a ser reclamados para surtir de escodas y berrascos a una legión creciente de resineros. Pero la resina y sus productos: colofonias y aguarrás, encontraron competidores en nuevos productos sintéticos y entró en crisis. Los herreros fueron cerrando.

 

 

 

 

herrero1

Teófilo Catalina , igual que su padre y su abuelo,
dedicó su taller a la reparación y fabricación de
herramientas para centenares de
resineros de las comarca de
pinares de Segovia

herrero2

Teófilo todavía repara alguna herramienta, pero
su taller desaparecerá con él, tras la crisis y
casi desaparción de la explotación de
de la resina en la comarca


herrero3

Aunque retiró el fuelle que utilizó su abuelo, ha seguido
forjando a golpe de martillo hasta su jubilación

fragua


Sobre el yunque, templando el acero al rojo,
a golpe de martillo

Teófilo ha resistido. Pero a su taller apenas acuden ya resineros. Envueltas en periódicos, guarda herramientas que forjó sobre el viejo yunque de su abuelo; ya no encuentran salida. Teófilo fabricó herramientas para toda la Tierra de Pinares; también las fábricas le solicitaban cantidades importantes. Hoy, ya jubilado, mantiene el taller para pequeños arreglos que le solicitan los agricultores o cualquiera cosa que algún vecino le demande. Las viejas piezas del fuelle con el que trabajó su abuelo, permanecen envueltas en telarañas en un rincón. Al taller le espera la misma suerte, cuando Teófilo ya no pueda trabajar.

afilando

Afilando una herramienta resinera
escoda

La herramienta acabada: la satisfacción de la obra hecha a conciencia
 
 
Más oficios...
   
 
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto