logo
Ancha es Castilla y León
            Un paseo por nuestra vieja economía rural
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces






cbn

Un horno de carbón en Retuerta.
     

Carboneros
en Retuerta y Salamanca

 

El carbón vegetal, que dio vida a las fraguas de nuestros pueblos, y mantuvo el calor de tantos hogares en las ciudades, hoy sólo es reclamado, testimonialmente para barbacoas y algunos hornos de restaurantes. Los hornos carboneros, que se prendieron en tantos pueblos castellanos desde tiempos remotos, han sobrevivido milagrosamente en alguna localidad burgalesa como Retuerta y Santibáñez del Val. Otro trabajo más de gente pobre, que servía de complemento a muchos agricultores modestos y multitud de jornaleros por toda Castilla. Pueblos de la Sierra de Gata, como Robleda, o de la Peña de Francia, como Nava de Francia; o pueblos del valle de Mena, para las ferrerías del propio valle e incluso para las ferrerías vascas; pueblos del Bierzo, para alimentar las ferrerías del valle de Valcarce; los pueblos del Campo Charro salmantino, los de los Montes Torozos, en torno a la Santa Espina; y otros pueblos vallisoletanos como Olivares, Castronuño ... y tantos más, donde proliferaron esos paisajes singulares de hornos carboneros salpicando los montes de encinas o de brezos de montículos humeantes.
Juan Pedro Rodríguez ha recuperado la actividad carbonera que en sus tiempos jóvenes ejerció con su padre en Retuerta, cuando la carbonería se organizaba comunalmente entre los grupos de vecinos que acudían al monte a cortar la leña y montar los hornos.

 

 

 

 

josé gonzález

En Retuerta, aún se pueden ver algunos carboneros montando los hornos en primavera
carbonero2

Juan Manuel Díaz, carbonero de Salamanca

carbonero4

José González, uno de los últimos carboneros de Retuerta



horno de carbon

Carboneras con recipientes metálicos, en Salamanca

José González, retomó la actividad carbonera a su regreso de la emigración a Francia. Hoy, sigue sacándole partido a los encinares de la localidad, mientras siga habiendo algún restaurante que le pida carbón para su horno asador.
En las dehesas de Salamanca el proceso del carboneo conoció en los últimos años una mejora que les ha proporcionado mayores rendimientos, y un trabajo más cómodo gracias esas grandes "ollas" de chapa que permiten combustiones más rápidas y controladas, liberando al carbonero de aquellas largas jornadas durmiendo al pie de la carbonera durante más de quince días seguidos, mientras duraba la combustión. Ahora, los de Salamanca, con los hornos metálicos, producen notables cantidades de carbón vegetal que a algunos carboneros les permite mantener un negocio del que poder vivir. Es el caso de Juan Manuel Díaz Morán, uno de los últimos carboneros de Salamanca, que creció al pie del horno, haciendo carbón y hoy subsiste con una empresa familiar de leñas y carbones.

carbonera

Carbonero preparando el horno, en Santibáñez del Val


carbonera

Horno dispuesto, antes de ser cubierto de tierra





carbonera

Carbonera preparada para iniciar la combustión
jose gonzalez Juan Pedro Rodriguez

  José González y Juan Pedro Rodríguez siguen la tradición carbonera que  aprendieron  de sus padres

   
   Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto