logo
Ancha es Castilla y León
            Un paseo por nuestra vieja economía rural
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces

 

Alfareros de Pereruela


En tierras de Zamora se encuentra uno de los pueblos alfareros más prestigioso de nuestra comunidad: Pereruela. Sus piezas de barro fueron siempre muy apreciadas por su resistencia, especialmente, sus cazuelas y fuentes para asar y sus hornos, que hoy siguen teniendo la misma aceptación. El horno perigüelano es la pieza estrella de de esta localidad; su peculiar forma de iglú y su composición arcillosa han dado magníficos resultado gastronómicos durante siglos. Ya en el siglo XVIII se hablaba de las excelencias de esta tierra; en realidad, se trata de una mezcla de dos tipos de tierra, una roja, arcillosa, y otra blanca, que le aporta el valor añadido de una gran resistencia al fuego. Los perigüelanos aprovecharon la singularidad de sus piezas para darse a conocer por toda la región, estableciendo un reparto de papeles entre hombres y mujeres para explotar su recurso. Así, las mujeres de Pereruela se convirtieron en alfareras, mientras sus maridos recorrían los pueblos con sus caballerías y carros vendidendo los cacharros.

Los nuevos productos que fueron llegando a las cocinas de nuestras abuelas, sobre todo, plásticos y aluminios, representaron sucesivos golpes de gracia para nuestros alfareros; en muchas localidades, la alfarería desapareció; pero en Pereruela ha resistido; el apego a lo tradicional que sigue manteniendo un sector de la población, especialmente relacionado con la gastronomía, y en concreto con los asados, mantiene muy vigentes las piezas de este pueblo, que siguen ofreciendo resultados culinarios inigualables.

 

 

 

 



horno
Con la misma maestría que lo hicieron sus antepasados, Agustín Garrote, cierra la bóveda
de un horno de asar.
horno de asar
Secándose en la nave, los hornos esperan la última mano del artesano, que irá cerrándolos uno a uno.
platos
La tradición artesana de Pereruela se respira por las calles. Los artesanos sacan sus piezas a secar al sol.
tierra
José Garrote prepara la mezcla de tierras rojas y blancas que darán
la resistencia característica a las piezas de Pereruela
.
platos
Platos perigüelanos esperando su turno para el horno.

Algunos alfareros perigüelanos han mantenido la tradición, incluso el antiguo horno de leña; es el caso excepcional de  Láraro González Antón. Como manda la tradición perigüelana, en su casa, la mujer ejerce de alfarera, y él es el comercial de la empresa, el cacharrero, que así es como se les llamaba por los pueblos en otros tiempos; tiempos en los que que incluso tenían que negociar la venta de cacharros con pagos en especie: trigo y otros productos agrícolas. Hoy, Lázaro recorre las ferias de alfarería donde expone sus piezas, igual que lo hacía por los mercados de los pueblos castellanos y leoneses tiempo atrás.

Otros alfareros se han modernizado; han instalado amplias naves, hornos eléctricos y otras máquinarias; aunque el trabajo artesano sigue estando presente. Uno de estos establecimientos artesanos es el de José Garrote y Agustín Garrote. Se les puede ver trabajando los hornos con mano maestra, como lo hacían sus antepasados.

cacharreros
Lázaro González, un cacharrero tradicional, que recorrió los pueblos castellanos y leoneses vendiendo sus cazuelas, fuentes y hornos, igual que los hicieron durante siglos los cacharreros perigüelanos.
 
Más oficios...
  Aviso legall  Mapa del sitio.  Contacto