logo
Ancha es Castilla y León
                           Máquinas y arquitecturas
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces
 

Pegueras

 

 

 


Chañe
Los pegueros segovianos de Chañe quemaban los sarros dentro de estos hornos con forma de iglús.

El horno de pez contó en nuestras tierras con, al menos, dos versiones. En las tierras segovianas de Pinares, un horno con forma de iglú, de planta circular, elevado sobre el suelo no más de dos metros y, conectado con él, un depósito enterrado, donde fluía la pez del horno, al entrar en combustión los sarros, en el nivel superior. Aún se conservan pegueras de este tipo en las eras de Chañe, dos de ellas reconstruidas. En otros lugares, como Lastras de Cuéllar o Navas de Oro, la forma del horno cambia ligeramente; la sección es elíptica, muy alargada, y con paredes sin apenas abombamiento, aprximándose a la forma de una tienda de campaña canadiense. La Tierra de Pinares segoviana contó con muchos pegueros. en algunos pueblos, como los citados, casi toda la población recogía los sarros (restos de miera y tamuja ) de los pinares para hacer pez. Priscilo de Pablos, fue el último peguero de la comarca. Su peguera se está hundiendo. La última pez que hizo permanece en bidones sin que haya conseguido venderla.
El otro tipo de peguera es el de la tierra de Pinares de Burgos y Soria. dispone de un horno enterrado, de sección elíptica. Se carga de teas de toconas desde arriba. Los pegueros bajan con una escalera y van encañando el horno ponéndo las teas en disposición radial hasta cargarlo completamente. Con la combustión, la resina fluye, quemándose y cayendo por un conducto hasta un depósito, que los pegueros llaman alquitranera, formándose el alquitrán. Este depósito se abrirá para procecer a su trasvase a un segundo depósito, donde se quemará el alquitrán, con grandes llamas y humaredas. Con el alquitrán quemado, proceden los pegueros a abrir un conducto inferior por donde fluye el líquido resultante, la pez, hasta unos moldes, donde, al enfriarse, quedarán unos bloques sólidos semitransparentes, listos para su venta.
Las pegueras solían utilizarse de codo colectivo, estableciendo los pegueros turnos, pues cada uno producía su pez. En las tierras de Soria y Burgos se han perdido casi todas las pegueras. En Quintanar de la Sierra se ha recuperado la de Mataca, donde todavía algunos viejos pegueros hacen pez, aprovechando algún acto festivo que organiza la Asociación de la Cabaña Real de Carreteros.

   
Chañe
Al lado del horno peguero, un depósito subterráneo va recogiendo la pez que fluye desde el horno en combustión. Chañe.
   
Navas de Oro
Este es el horno del último peguero de la Tierra de Pinares segoviana. Priscilo de Pablos trabajó en él hasta los primeros años del dos mil. Al fondo, los últimos bidones de pez, que ya no ha conseguido vender.
   
Navas de Oro
Al pie del horno peguero, que se desmorona, Priscilo limpia el depósito subterráneo donde fluirá la pez.
Mataca
Un peguero llena el horno de teas, en la peguera
de Mataca. Quintanar de la Sierra.
   
Mataca
Boca del horno de Mataca

alquitrán
Procediendo al trasvase del alquitrán al segundo
depósito. Mataca

   
alquitrán
Quemado del alquitrán para obtener la pez. Mataca.
peguera
En el nivel inferior, por debajo de los hornos,
un sotechado cubre unos pequeños moldes hechos
en tablas, donde fluirá la pez, hasta solidificarse.
 
 
subir
   
  Aviso legal  Mapa del sitio  Contacto