logo
Ancha es Castilla y León
                           Máquinas y arquitecturas
     Principal     Oficios olvidados     Videos     Máquinas y arquitecturas     Pueblos y oficios     Enlaces
 

Industria textil: aperos

 

 


Huso y rueca
El hilado con huso y rueca desapareció con
nuestras abuelas; ya para entonces, se limitaba a una tarea familiar de autoconsumo.
En la imagen, una demostración en la fiesta de los pastores de Neila

Husos, ruecas peines cardadores, tornos, argadillos, telares de bajo lizo... han sido las herramientas de trabajos de los artesanos textiles durante siglos, hasta que llegó la revolución industrial, en Castilla y León no antes de la segunda mitad del siglo XIX. entonces, en los centros textiles más importantes, los viejos aperos de trabajos empezaron a ser suplantados por máquinas hiladoras, con cientos de husos que trabajaban simultáneamente, máquinas cardadoras, telares industriales que no precisaban de canilleros, y otras máquinas, que acabaron con el trabajo manual que había mantenido a muchos jornaleros textiles. El hilado con huso y rueca quedó reducido a una labor familiar de autoconsumo y los telares manuales de bajo lizo quedaron reducidos al mismo ámbito. El último telar activo de ese tipo en Val de San Lorenzo quedó arrinconado hace unos pocos años, cuando falleció la señora que lo manejaba. En Lumbrales, el último tejedor del pueblo vendió su telar al auyuntamiento, quien levantó un pequeño museo textil con todo lo que pudo recuperar del taller de ese artesano. Es Navalosa, en la provincia de Ávila, el último lugar donde aún se puede ver alguna tejedora con los ancestrales telares, heredados de sus abuelas, y éstas de las suyas, tejer mantas pingueras en los desvanes para atender la demanda de los cucurrumachos canavalescos.

Pero a la maquinaria textil también le llegó su hora. La falta de inversiones necesarias para seguir modernizando las fábricas en un proceso permanente, o la imposible competencia con los productos textiles chinos, o ambas cosas juntas, han condenado a las fábricas, en otro tiempo florecientes, a echar el candado. Hoy, donde ubo fábricas, surgen museos y "centros de interpretación", sentenciando definitivamente a la industria textil a puro objeto de la historia.

 
torno
Algo más sofisticado, pero, igualmente reducido a un ámbito doméstico en el siglo XX, el torno fue en los últimos tiempo un trabajo de hilado en los tiempos libres de las abuelas. Exhibición en Neila
torno
Artesana hilando con torno. Feria Artelago
de Laguna de Duero
torno  cardando  
Hilatura con torno y cardado de lana con peines metálicos
 
tejedor
Tino Cabo hilando en su viejo torno, en Val de San Lorenzo
Navalosa 
Una tejedora de Navalosa preparando la urdimbre
para el telar

 
argadillo
Hiladora devanando la lana con un argadillo en Val de San Lorenzo.
argadillo
Argadillo con lana dispuesta para devanar
 

 

subir
 
  Aviso legal  Mapa del sitio  Contacto